Puntos a considerar antes y después de tener cualquier tarjeta de crédito

Hace un par de días estaba compartiendo con unos amigos sobre las diferentes opciones de tarjetas de crédito que hay disponibles en el mercado. Les explicaba sobre la importancia de elegir la tarjeta que mejor se adapte a los objetivos que ellos se han establecido obtener a través de ellas.  

Fue ahí cuando uno dentro del grupo salto con la siguiente declaración:

Bueno… en realidad tengo mi tarjeta para decir que tengo dólares

Por escuchar tal barbaridad decidí escribir sobre los puntos que debes considerar antes de solicitar una tarjeta y cuales debes tener en cuenta al tener una.

ANTES

La primera pregunta que realizo a todo aquel que me consulta sobre alguna tarjeta de crédito es, ¿para que la quieres?

Si no tienes una respuesta concreta a esto, no deberías siquiera pensar en sacar una tarjeta de crédito. Así que el primer paso es a seguir es escribir. Escribe la siguiente información:

  • Usos (para que la utilizarás)
  • Costos (costo anual, costo de renovación y costo de seguro)
  • Objetivo al lograr tener la tarjeta

Con esta información, tendremos lo suficiente para decidir si la tarjeta que deseamos es la adecuada para alcanzar nuestro objetivo.

Un ejemplo de esto es el pago de la compra del supermercado, al utilizarla la tarjeta del Bravo puedes recibir hasta un 12% de descuento en tus compras. Esta tiene un costo anual de RD$850, así que si consumes más de RD$8,500 al año la totalidad del costo de la tarjeta lo tienes ganado, a partir de ese monto todo es ahorro para tu bolsillo.

DURANTE

Si ya tenemos la tarjeta de crédito adecuada para alcanzar tu objetivo, entonces es necesario que entiendas que si incumples en algunos de los siguientes puntos, puedes perder parcial o totalmente tus puntos o millas acumuladas:

  • No utilizar tus puntos*
  • Atraso en tus pagos
  • Uso indebido de la tarjeta

Conocer las condiciones de los programas a los cuales estamos afiliados es recomendable, así evitamos sorpresas. Puedes ver información sobre tu programa aquí. 

Continuando con nuestro mismo ejemplo anterior, el uso continuo de la tarjeta Bravo durante todo el año, nos permite un ahorro de más de RD$30,000 por año. 

CONCLUSIÓN

Nunca, pero nunca, debes tener una tarjeta porque sí. Si tenemos alguna tarjeta, esta debe tener algún fin específico. Recuerda, las tarjetas vienen atadas a pagos fijos de emisión, renovación, pérdida y seguro, piénsalo dos veces antes de tener una porque sí.

Recuerda, para no perderte otra oferta o articulo, seguirnos en InstagramFacebook o Twitter como @MundoMillas

Read More

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *